Publicado por Ana Lógica , domingo, 25 de julio de 2010 16:05

Aunque el vuelo se retrasó, mereció la pena.

A pesar del vértigo, al mirar por la ventanilla, pude verla recostada en un mar de nubes. Se acercó, se posó sobre el ala y se dejó acariciar...


Te ví pequeña.

2 Response to " "

Tez Says:

*_* No lloro porque no estoy en la intimidad y me estas viendo, espero que le dieses un beso enorme de mi parte.

Anónimo Says:

Yo también me quise acordar de ella, y en mi camino la vi, iba guiando con un granjero a su rebaño.

Me miró con los mismos ojos brillantes con los que siempre iba enamorando, ladraba de la misma manera y en todo momento obediente a su dueño.

Sólo le dije que le echabais mucho de menos...


Un peregrino.