Publicado por Ana Lógica , lunes, 21 de junio de 2010 1:46


El dulce sabor del amor se tornó amargo. Pensaba que no acabaría nunca, que todos
nuestros capítulos irían proseguidos de un “Continuará…” y me equivoqué, él quiso
poner “Fin.”
Sus caricias me escribieron versos en la piel; caricias que descubro que fueron de
alquiler.
Ahora cuando mi mirada se posa por casualidad en una de estas cicatrices, se me
viene un recuerdo de aquello que no pudo ser. Me derrumbo…
Quisiera ser fuerte para poder decirle que su recuerdo ya no lleva alas, aunque la
cicatriz más profunda es la que me deja la cuchillada de esa despedida indefinida.
Ojalá algún día estas heridas me resulten ajenas, y dejen de ir cogidas de la mano de
su recuerdo. Ojalá el tiempo pueda hacer de mis tripas corazón, y borre este cuento
con final infeliz del que nunca fui princesa.
Ojalá dejase de mirarlas para recordarte…

¿Existe algún remedio para amortiguar esta caída?





(Aunque no lo parezca, esto ya estaba escrito, y no, no tiene nada que ver conmigo
)

4 Response to " "

Anónimo Says:

Muchos y muy variados, pero debes encontrarlos por ti misma, los remedios ajenos nunca han solucionado nada =)


"...reconocer la vida en cada sorbo de aire, en cada taza de té, en cada muerte... ese es el camino"

-El último samurai

Nisa Says:

los sentimientos no se olvidan, cambian de lugar en el cerebro

*BLaNcA* Says:

Piensa. Piensa en que al final puede que hubieses querido poner el ``Fin´´ tu.
Así quizá te consueles, pero yo creo que eso es difícil de pasar...
Igual te quieres pasar por mi blog:
http://estaesmividaaceptala.blogspot.com
Un saludo, y suerte en tu busca de remedios.

*BLaNcA* Says:

Vale, acabo de leer la última frase, esa que está puesta en pequeñito.
Me alegro de que este texto no refleje tu realidad.
Un saludo.